castillos y almedinas

CASTILLO DE BAENA

Al acercarse a Baena llama la atención en la parte más alta, el Castillo, hoy totalmente remodelado, aunque conserva las estructuras antiguas adaptadas de una forma global al contexto actual.

En su origen era de planta cuadrada y medía, aproximadamente, setenta metros de largo por treinta y siete de ancho. Constaba de entre siete o diez torres, (algunas de gran porte y habitables), con dos puertas de entrada, la principal, denominada de la Placeta y ubicada en la Plaza de Palacio y otra en el lado opuesto, la Puerta del Campo. Flanqueado por cuatro torres, de las que sabemos el nombre de tres: una del Secreto, otra de los Cascabeles y la última de las Cinco Esquinas o de las Arqueras, situada junto a la puerta principal y donde cuenta que estuvo preso Boabdil.

Estaba situado en un extremo de la medina y separada de ésta por el recinto fortificado, del que aún se conservan lienzos en murallas, torres y dos puertas abovedadas: el Arco Oscuro (almohade) y el Arco de la Consolación (almorávide). La apariencia es de un castillo de construcción cristiana de los siglos XIV o XV tal vez. Añadir que fue residencia de los Fernández de Córdoba, siendo rehabilitado en diversos momentos. La restauración del Castillo de Baena ha sido galardonada como el mejor proyecto arquitectónico del año en la categoría Architecture+Preservation de los prestigiosos premios Architizer A+Awards 2017.

TORREÓN ARCO OSCURO DE BAENA

Torreón del recinto fortificado que rodeaba el Castillo y la Almedina. De época almohade conserva la puerta de tipo acodada y en la parte superior las dependencias, en las que se alojó la Sede del Cabildo tiempos atrás.

TORREÓN ARCO DE CONSOLACIÓN DE BAENA

Torreón del recinto fortificado que rodeaba el Castillo y la Almedina. De la época almorávide conserva el arco abovedado típico de esta construcción y en su interior un cuadro de la imagen de Nuestra Señora de la Consolación.

CASTILLO DE CASTRO DEL RÍO

El Castillo Fortaleza de Castro del Río, hoy reformado, se añadió en el siglo XV tras la Conquista de Castro del Río por Fernando III, a un extremo del recinto amurallado construido el siglo anterior en la época almohade.

Hoy del Castillo, podemos observar su planta cuadrangular, con plaza de armas y torres en sus esquinas, tres de ellas en forma de prisma y una cilíndrica que cuenta con su aljibe, que se encuentra en el centro de la estancia y tiene una capacidad de 80 metros cúbicos. Junto a la Torre del Homenaje se encuentra la una única puerta que existe, que se caracteriza por su arco de medio punto, con dovelas y sillares bien labrados.

EL RECINTO AMURALLADO DE CASTRO DEL RÍO

El recinto amurallado de Castro del Río, BIC 1985, forma parte de la fortificación defensiva almohade del siglo XIII. Según el relato histórico estaba jalonada por más de cuarenta torres, algunas de ellas con aposento de bóveda para defensa. El resto de torres que jalonan la muralla son cuadradas y están construidas como los lienzos, con mampostería y tapial, presentando sillares en las esquinas.

EL BARRIO DE LA VILLA DE
CASTRO DEL RÍO

De Castro del Río destaca el Barrio de la Villa, al que se puede acceder por cuatro puntos diferentes, siendo el del Agujero de peculiar belleza. En sus estrechas calles, se encuentran diferentes casas solariegas de finales del siglo XVI.

El Pósito Municipal, es un edificio del siglo XVIII, y en él se alberga la Sala de Usos y Costumbres y también una exposición permanente de curiosas Botellas del Mundo y cuenta con la Sala de Síntesis Histórica, la Fundación Musical “Joaquín Villatoro”, el Centro de Interpretación de Madera de Olivo y el Museo de Usos y Costumbres.

Interesante es el triunfo de San Rafael, de estilo neoclásico, data de 1762. Forma parte de un conjunto de 14 monumentos que se reparten por la ciudad de Córdoba y en los municipios de Castro del Río, Iznájar, Villafranca de Córdoba y Baena.

CASTILLO DE ESPEJO

El Castillo ducal de Espejo está habitado en la actualidad y pertenece a Doña Ángela María Téllez-Girón y Duquesa de Estrada, XVI Duquesa de Osuna.

Se levanta a finales del siglo XIII, a partir de las conocidas como Torres de Pay Arias, aunque lo más antiguo que se conserva es del siglo XV.

Aparece en forma de atalaya en medio de la campiña y rodeado de calles hermosas de casas blancas combinadas con fachadas de casas solariegas.
Consta de un recinto con almenas, de gruesos muros, flanqueados por cuatro torres en sus esquinas, también con almenas. Dispone de un patio central interior, con grandes arcos en cuyo suelo encontramos un aljibe con un pozo.

Destaca la Torre del Homenaje, a la que se accede por una escalera de caracol y desde la que se divisa un espléndido paisaje. Junto al patio de arma encontramos una torre de menor altura, la “Torre del Caballero”.

Se cuenta que, desde el interior del Castillo, como en otros muchos castillos fortalezas de la época, tal vez existían galerías subterráneas que comunicaban con el exterior para servir de escape en casos de asedio prolongado, pero hoy en día no se ha encontrado nada que pueda indicar que existieran.

Instala la App Destino Guadajoz

Instalar
×
Scroll al inicio